jueves, 16 de julio de 2009

La Aldea de San Nicolás: El testimonio de sus montañas

Foto tomada desde Cactualdea, en Tocodomán, La Aldea de San Nicolás, Gran Canaria, España.

Las montañas de mi Aldea adornan el paisaje, le dan un sabor entrañable, pues las llevo viendo y disfrutando de su esencia unos 60 años. Seguro que lo disfrutaron como yo mis padres, mis abuelos y el resto de mis ancestros.

Cactualdea es un jardín donde han plantado miles de cactus procedentes de muy diversos países de todo el planeta. Es un lugar precioso, digno de ser visitado por todos los que se acerquen a nuestro pueblo.
.
En el lugar donde se encuentra Cactualdea existía una finca cuyo dueño era el cura Vicente. Cuando falleció se la donó al Obispado, pero en usufructo se la dejó a mi tía Hortensita. Allí íbamos los fines de semana con mis padres y jugábamos debajo de un árbol que llamábamos farroguero (algarrobo) y comíamos unas ricas farrogas (algarrobas).
.
Al otro lado del barranco de Tocodomán se encuentra el barrio de El Hoyo, y sobre éste el pinar de Ojeda, Inagua y Pajonales, lugar donde mis abuelos tenían algunas propiedades donde cultivavan la almendra.

Montañas de mi Aldea
esencia de mi pueblo
testigos de su historia
de su lucha y de su sangre.

Me emociono al contemplarlas
y pensar en todas sus vivencias
desde que vivían los aborígenes
y cuando llegaron los mallorquines
a fundar la primera ermita en la Playa.

Luego arribaron los españoles
donde sufrieron una severa derrota
en la batalla de Ajódar.

Más tarde vieron cómo los españoles se repartieron sus tierras
y cómo los aldeanos lucharon a muerte por ellas.

Los nombres legendarios de La Meliana, Salvador Araújo,
Antonio el Indiano, el cura Vicente y otros valientes aldeanos
están esculpidos en las montañas de nuestro pueblo
por su valiente defensa de la tierra que les vio nacer.

Las montañas de mi Aldea
las llevo prendidas en mi alma
y se la dejo en herencia,
como el más preciado tesoro, a mis hijos
y a todos los aldeanos que la defiendan
con valentía, orgullo y con un inmenso honor.
.
Foto Juan Antonio






6 comentarios:

Carmen dijo...

Bellísima fotografía la que nos regalas.

No me extraña que tengas bellos recuerdos guardados y prendidos de tu alma. Debe de ser un lugar inolvidable.
Bonita herencia.

Un besito amigo y gracias por las lindas palabras que has dejado en mi blog

mardelibertad dijo...

Estimado Juan Antonio
Boniya foto, hermoso lugar, soy una gran admiradora de cactu, tengo como se diria una pequeña coleccion que los crie yo ,han crecido y bastante, que hermoso lugar tienes tu, gracias por tu informacion de este bello lugar
Besos y buen finde

Poetiza dijo...

Bella foto y bello el lugar sin duda.Besos. cuidate.

Nerina Thomas dijo...

Cuántos bellos recuerdos siempre. Esos que nos invitan a aprender y a atesorar.
Gracias Juan!!

Soñadora dijo...

Debe ser un placer pasear por ese jardín de cactus, éstos junto con las suculentas forman paisajes preciosos.
Besitos,

La Gata Coqueta dijo...

HE LEIDO ESTA ENTRADA Y HAS CONSEGUIDO EMOCIONARME...

VEO ESOS CACTUS LOS QUE NUNCA HE PODIDO VER PORQUE PARA MI NO TENIAN BELLEZA ALGUANA Y HOY ESTOY PENDIENTE DE LOS QUE ALLÍ TENGO QUE DAN UNAS FLORES PRECIOSAS QUE CUANDO ESTOY LES SACO FOTOS Y TODO PARA TENERLAS DE RECUERDO POR LA BELLEZA QUE CONTIENEN...

QUE TENDRAN ESAS DIVINAS TIERRAS QUE NOS ENVUELVEN Y NO NOS ABANDONAN YA JAMAS...

UN ABRAZO QUERIDO AMIGO.